Si se agudiza la desaceleración de la economía mexicana, el robo de vehículos podría repuntar como resultado negativo de esta condición, apuntó Recaredo Arias Jiménez, director general de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

Este efecto se ha presentado en otras ocasiones en México en las que la economía se contrae y tiene que ver con el menor ingreso y desempleo de las personas.

En los últimos 12 meses fueron robados 91,559 vehículos asegurados con una pérdida estimada de 15,000 millones de pesos, cifra a la que se deben agregar los vehículos robados que no estaban asegurados, la cual podría ascender a otro tanto.

A pesar de los esfuerzos del gobierno por reducir este delito, la cifra sigue creciendo y el mal desempeño de la economía no ayuda.